Bambuterapia

La bambuterapia es una técnica milenaria de origen oriental que mediante el uso de cañas de bambú ya sean naturales o barnizadas se mejora la apariencia de la piel del paciente bien sea rostro o cuerpo. El empleo de los bambús en masajes terapéuticos fue iniciado por los chinos al ver que por dentro de estos circula energía, es por esto que los bambús también se utilizan en el feng-shui para armonizar ambientes.

El bambú llamado también “acero vegetal” es una medicina natural que al tomar contacto con el cuerpo mediante un masaje induce rápidamente esa agradable sensación de bienestar.

Las cañas de bambú son lisas y sus fibras son antibacterianas y aporta nutrientes a la piel,  estas contienen silicio que contribuye a la síntesis de colágeno y elastina, facilita la retención de agua al nivel celular.

Tamaños de las cañas

Los tamaños de las cañas vienen por rango y se clasifican por letras, los más gruesos y grandes de aproximadamente 40cm se les llama abuelos y se les clasifica con la letra A, le siguen los padres (P) que miden aproximadamente 30 – 35cm, luego vienen los hijos (H) con unas medidas de 20 – 25cm, y por último los bebes (B) de medidas 15cm.

La bambuterapia se emplea bien sea como terapia reductiva o relajante, se obtienen excelentes resultados con el buen manejo y la maniobra correcta.

Resultados y beneficios

Sus resultados son obtenidos gracias al estímulo generado por la fricción y percusión que desencadenan acciones neuronales, circulatorias, nerviosas, energéticas y emocionales que ayudan al paciente a entrar en el más profundo estado de relajación.

Los beneficios de la bambuterapia son múltiples, los cuales destaca la relajación del musculo, mejora la salud física y mental del paciente, combate la celulitis, alivia tensión, y con el uso de cañas de diferentes tamaños se logra moldear el cuerpo y reducir medidas.

Protocolo a seguir

Para una terapia de relajación primero se empieza con una exfoliación vigorosa, luego se procede aplicando un aceite esencial puede ser de aromaterapia a gusto del paciente, luego se le realiza un previo y corto masaje manual para activar la circulación y mandar señales sensoriales al cerebro para luego emplear la cañas de bambú, se empieza de la cabeza a los pies, se estimulan las zonas que rodean los ganglios linfáticos mediante movimientos suaves y circulares bajando hacia las piernas y los pies. Es muy importante reforzar esta terapia con una melodía relajante que ayude al paciente a entrar en un estado de relajación total.

Para una terapia reductiva se utiliza un aceite lipolitico, que mediante la maniobra con el bambú este produzca una lipolisis en el tejido que no es más que la ruptura de los adipocitos, esta terapia mejora la apariencia de la piel, debido al movimiento activa la microcirculación promoviendo la oxigenación del tejido que luego conllevara a una regeneración de el mismo.

En la parte facial se utiliza para moldear el rostro y producir un efecto lifting, mejorar su apariencia  y fomentar el drenaje linfático.

Es importante resaltar que no se deben pasar las cañas muy fuerte en la zona lumbar y cervical ya que puede producir nuevas dolencias y padecimientos si se emplea de mala forma, así como en cualquier zona con huesos prominentes, solo se trabaja musculo.

No se debe interrumpir la conexión Paciente-terapeuta, siempre se debe mantener una mano encima del paciente para evitar que el cerebro sienta que ya termino la terapia. Hay que mantener todos los materiales a utilizar al alcance para evitar esto.

Técnica

Esta es una terapia con técnicas muy sencillas que se deben hacen con el tacto y la pericia necesaria ya que si se realiza una mala maniobra se puede lastimar al paciente.

La técnica de relajación puede variar desde movimientos suaves y circulares de manera ascendente-descendente en la zona de la espalda, espalda baja, muslos, pantorrillas, hasta presiones un poco más fuertes rectas para ayudar a las contracturas. En estas técnicas se pueden combinar los diferentes tamaños de las cañas por todo el cuerpo, adaptándolo a la anatomía del paciente.

La técnica reductiva es un poco más fuerte y vigorosa, se pasa las cañas de bambú con fuerza, con movimientos rápidos y con presión en la adiposidad localizada, se puede combinar con masajes manuales, drenaje linfático y aparatologías para mejores resultados.

Duración de las sesiones

Las sesiones de la terapia de relajación se acoplan al ritmo cotidiano de cada paciente, y tiene una duración de 1 hora aproximadamente.

Las sesiones del tratamiento reductivo tiene una duración de 30 minutos depende el umbral del dolor del paciente, se puede llegar a reducir hasta 3 cm en cada sesión.

Para crear un protocolo para este tratamiento se debe tomar en cuenta las necesidades del paciente, si es reductivo o relajante.

Sesiones reductivas y relajantes

Si es reductivo constara de mínimo 10 sesiones para visualizar cambios permanentes, puede combinarse con ultrasonido.

Si es relajante, con 1 sesión bastara para que el paciente se sienta satisfecho, aunque depende el caso si es descontracturante puede llegar a ser hasta 4 sesiones, en estos casos normalmente no se combina con aparatología.

Recomendaciones

    • Mantener una dieta balanceada rica en proteínas, vitaminas y minerales y antioxidantes para fomentar la aceleración del metabolismo del paciente para así luego de la terapia reductiva lo ayude a drenar esas toxinas mucho más rápido.

 

    • Ingerir mínimo 2 litros de agua diario para darle al cuerpo y a los órganos la hidratación necesaria para que la terapia sea productiva.

 

    • Practicar algún deporte, esto ayuda mucho a liberar estrés, mejorar tu condición física y darle a tus músculos esa memoria necesaria antes de una terapia ya sea reductiva o relajante.

 

    • Evitar el estrés, esto produce contracturas y tensión a los músculos que luego son molestos o hasta dolorosos para algunas personas.

 

    • Procurar horas de sueño mínimo 8 horas, en la noche ocurre la renovación celular esta es importante ya que permite eliminar las células viejas y reponerlas con unas nuevas, dejar que el cuerpo descanse correctamente le permitirá a los músculos relajarse y estimular esta renovación para que así luego de la terapia el paciente vea mejores resultados.

 

  • Evitar levantar pesos en exceso para no producir contracturas.

Contraindicaciones

  •  Este tratamiento posee las mismas contraindicaciones de los masajes manuales y aparatologías, tales como:
  •  Paciente con cáncer o que lo padecieron en el pasado.
  •  Problemas circulatorios.
  •  Problemas linfáticos.
  •  Problemas gastrointestinales en especial la colitis si se requiere un tratamiento reductivo abdominal.
  •  Hipertensión.
  •  Diabetes.

Nuestra selección para ti

¡Suscríbete a nuestro boletín informativo!

¡Suscríbete a nuestro boletín informativo!

Recibe actualizaciones, cursos, talleres, promociones y contenido de gran valor.

Forma parte del instituto de cosmiatría con mayor trayectoria y prestigio del país.

Gracias por formar parte de Cosmiatría San José ¡pronto tendrás noticias nuestras!

Pin It on Pinterest

Share This
WhatsApp chat