BIOESTIMULACIÓN DEL COLÁGENO EN LA COSMETICA

El colágeno es la proteína más abundante y que se encuentra de forma natural en la piel. Representa el 25% de la masa total de las proteínas presente en el organismo de los mamíferos.

Esta proteína es secretada por el tejido conjuntivo a través de los fibroblastos y otros tipos celulares para generar fibras muy flexibles y bastante resistentes denominadas fibras colágenas, cuya función principal es dar soporte y estructura a los diferentes órganos y tejidos como en el caso de las articulaciones, huesos, musculo, tendones entre otros, además de dar la elasticidad y aspecto saludable que requiere la piel para verse tersa y luminosa

A través del tiempo la producción de colágeno decrece gradualmente de forma natural en el organismo, este declive ocurre a partir de los 30 años; es por ello que las personas deben asegurar el mantenimiento de los niveles ideales de esta proteína, de manera de mantener una buena tonicidad en la piel y la correcta flexibilidad de las articulaciones.

Hoy en día los tratamientos estéticos están a la vanguardia de hombres y mujeres.

Todos buscan procedimientos efectivos pero con acabados naturales, unos de los protocolos que resulta ser un gran aliado en la medicina estética es la bioestimulación del colágeno que no es más que un conjunto de procedimientos estéticos que buscan activar biológicamente la producción de colágeno a través de la infiltración de la dermis con sustancias capaces de facilitar la “fabricación” de esta proteína de manera natural, hay que dejar bien claro que esas sustancias no proporcionan una acción de relleno dérmico, simplemente ayudan a restaurar el colágeno perdido con el paso de los años y además estimulan a los fibroblastos en el tejido subcutáneo a producir su colágeno de forma natural.

El protocolo plantea que el tratamiento debe realizarse cada quince días, dependiendo del grado de crono envejecimiento o fotoenvejecimiento que presente el paciente.

Es recomendado también que haya un refuerzo cada tres meses para así lograr un resultado mejor y que se prolongue en el tiempo.

Los principales objetivos de estos tratamientos es la activación de fibroblastos, proveer la disponibilidad de precursores, mantener el pH del tejidos a un nivel fisiológicamente adecuado, actuar como antioxidante ante los procesos de estrés oxidativo generadores de radicales libres.

 Esta bioestimulación se puede lograr mediante la implementación de diferentes protocolos como lo son:

La bioestimulación con factores de crecimiento autólogos

Son tratamientos que emplean plasma ricos en plaquetas (PRP) y plasma rico en factores de crecimiento (PRFC) obtenidos de la sangre del propio paciente a través de un proceso de venopunción el cual posteriormente se centrifuga, al plasma citratado obtenido se le agrega un activador para luego ser inyectado al paciente por vía intradérmica.

 Este es un procedimiento seguro, rápido y muy sencillo, además de no generar ningún tipo de alergias.

Bioestimulación con needling

Provoca la producción extra de colágeno en la piel, con un riesgo menor de hiperpigmentación o discromías que pueden generar los peelings y las dermoabrasiones ya que no se produce daño es en el estrato córneo, así que no genera molestia alguna y los cambios externos son mínimos durante el proceso .

 Este método se basa en realizar múltiples punzadas sobre la piel generando cicatrices microscópicas en las capas más profundas y que en el momento de repararse aumentan la presencia de un nuevo colágeno, cuando la nueva piel se hace visible, lo cual puede durar varias semanas, se ve más suave y tensa, con un aspecto más firme y juvenil.

Se utilizan equipos similares a los que usan los tatuadores, puede ser aplicado en grandes extensiones de tejido, inmediatamente después del procedimiento la piel puede verse enrojecida e irritada, esto puede durar entre una y dos semanas. Es importante tener en cuenta que este procedimiento debe ser realizado por un médico esteticista o por un esteticista certificado.

Bioestimulación con Radiofrecuencia (RF) 

Esta tecnología es no abrasiva, no agresiva y no genera mayor incomodidad en el paciente. Es muy empleado para las arrugas periorbitarias y el mejoramiento de los pliegues nasogenianos entre otros.

La RF se fundamenta en el efecto térmico que genera sobre los tejidos a nivel de la dermis y tejido graso, dando como resultado la estimulación de la producción de colágeno y el mejoramiento de las arrugas y surcos, esto genera el llamado “lifting sin cirugía”, después de la primera sesión la piel luce inmediatamente más lozana y luminosa.

Durante el proceso el paciente siente un calor totalmente tolerable y hay un pequeño enrojecimiento de la piel. El protocolo ideal para este tratamiento entre cada 15 y 21 días.

Todos estos revolucionarios tratamientos de rejuvenecimiento por la estimulación del colágeno se pueden aplicar además de la cara en cualquier área del cuerpo como el cuello, escote, manos o cualquier otra zona corporal y lo más importante es que se puede pueden ser realizados en cualquier época del año ya que por ser protocolos no invasivos no afecta el día a día del paciente.

Nuestra selección para ti

¡Suscríbete a nuestro boletín informativo!

¡Suscríbete a nuestro boletín informativo!

Recibe actualizaciones, cursos, talleres, promociones y contenido de gran valor.

Forma parte del instituto de cosmiatría con mayor trayectoria y prestigio del país.

Gracias por formar parte de Cosmiatría San José ¡pronto tendrás noticias nuestras!

Pin It on Pinterest

Share This
WhatsApp chat
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos.
Privacidad