El rol de la cosmiatría y su abordaje en el drenaje linfático post quirúrgico

Todos los que nos hemos sometido a un tratamiento quirúrgico, sabemos cuan tortuosa puede ser la recuperación. Estrictas rutinas, pasos a seguir, molestias, edemas, dolor en la herida, limpieza de la misma, en fin, un sinfín de tortuosas situaciones que envuelven esos momentos posteriores a una cirugía. A esto podemos agregar, que desde antes de someterse a la intervención, nuestro cuerpo, debido a los cambios que en nuestra mente se producen, empieza a rechazar categóricamente todo cuanto a lo que estamos por someternos. Sin embargo, cuando hablamos de operaciones estéticas, el doctor que nos va a realizar la intervención, luego de la misma,  nos suele remitir a un cosmiatra.

El cosmiatra en post quirúrgico

El cosmiatra es un especialista que, en base a sus conocimientos, nos puede ayudar a preparar nuestro cuerpo para la cirugía y a minimizar los dolores y molestias que siguen a la operación. Hay que destacar que la labor del cosmiatra no solo se reduce a las cirugías estéticas. Pues este es un especialista de todo lo relacionado con la piel, por lo que puede atender con completa experiencia, casi cualquier afección que se pueda presentar después de la operación. Por esta razón, cada día más y más hospitales alrededor del mundo requieren de los servicios de la cosmiatría, llevando a esta a ubicarse como una especialización a nivel superior en la cual cada día más personas se sienten atraídas hacia esta rama de la medicina.

Unión entre cosmiatra y especialista

Cuando un paciente decide someterse a una cirugía, la unión entre el médico especialista y el cosmiatra es indispensable para lograr los mejores resultados posibles. Desde antes de la operación, el cosmiatra va preparando la piel y al paciente, tanto corporal como mentalmente, para que su cuerpo esté preparado para cooperar con la labor médica que vivirá. De igual forma, el cosmiatra cumple muchísimos roles después de la operación: eliminar el edema, para evitar que la piel pierda la elasticidad necesaria para cicatrizar adecuadamente; una vez retirados los puntos, realizar drenaje linfatico para disminuir la inflamación producto de la retención de líquidos en la zona tratada y aplica masajes sobre la cicatriz a fin de eliminar la formación de fibrosis en los tejidos. Para todas estas labores tan importantes, el cosmiatra aplica la  técnica especial llamada drenaje linfático manual (DLM). Este tratamiento postquirúrgico permite reducir los dolores causados en las heridas de los pacientes tras la intervención, ayuda a edemitatizar la herida, reduce la hinchazón y la recuperación del paciente es más rápida. Está indicado usualmente para las operaciones estéticas, debido a la importancia que toma el no dejar cicatrices en el paciente a fin de obtener buenos resultados de la operación.

Drenaje linfático manual en el tratamiento post quirúrgico

El drenaje linfático manual, tiene como finalidad estimular la linfa para drenarla y hacerla llevar su curso adecuado. La linfa es un líquido presente entre las células de nuestros organismos y está compuesto de restos de grasa, células muertas, bacterias, agua, proteína y otras células presentes en la sangre, como los linfocitos, que se encargan de combatir las bacterias y las infecciones en nuestro organismo. Este líquido se transporta por los vasos linfáticos para retornar a la circulación natural; los elementos tóxicos son eliminados por el sudor y la orina y el líquido retorna a la circulación de los órganos.

Técnica del drenaje linfático post quirúrgico

La técnica consiste en una serie de masajes suaves y específicos, que deben ser en todas las situaciones indoloros, con la finalidad de drenar el líquido acumulado en las zonas cercanas al área de la intervención. Estos movimientos suaves y rítmicos, protegen al organismo de múltiples complicaciones y enfermedades que suelen estar presentes en el proceso de recuperación post quirúrgico. Hace llegar la linfa estancada de nuevo a su curso natural, a través de los vasos linfáticos o nódulos. El drenaje linfático manual previene la retención de líquidos, pues generalmente, después de una operación, nuestro cuerpo comienza a retener una mayor cantidad de líquido, generando hinchazón, lo cual causa molestias y dolores en la zona operada. Además de prevenir la retención de líquidos, mejora la circulación de la sangre, proporcionando una mejor calidad de vida a la vez que elimina el exceso de toxinas en el cuerpo. Aunque nos enfoquemos en el tratamiento post quirúrgico, podemos agregar que se ha demostrado que el drenaje linfático manual alivia los dolores de las piernas cansadas, ayuda a reducir la celulitis o piel de naranja, previene las estrías y várices, previene y alivia la artritis, artrosis y tendinitis, elimina los edemas causados por la menstruación y los hematomas y siendo una gran terapia anti estrés, mejora el ánimo del paciente.

Beneficios de un drenaje linfático manual en tratamiento post quirúrgico

El drenaje linfático manual trae numerosos beneficios, sirve para acelerar la cicatrización de la piel, mejora la circulación del cuerpo y el sistema inmunológico; desde la primera sesión, el paciente debe sentir un notable alivio del dolor y de la inflamación posterior a la cirugía. Esta técnica también puede eliminar los restos de anestesia y otros medicamentos utilizados durante la operación y favorece la hidratación de la piel. Aun cuando es una técnica muy delicada, los cosmiatras tienen bajo su responsabilidad el mejoramiento total de la operación del paciente, tratándolos hasta el final del  cierre de la cicatriz evitando dejar molestas marcas, cuidando así también la estética del paciente, lo cual permite que tengan una mejor calidad de vida y mayor autoestima. Para acelerar la recuperación de los tejidos, se recomienda iniciar el tratamiento entre los siguientes 4 o 5 días después de la operación, viendo sesiones al menos 3 veces por semana durante el primer mes siguiente a la intervención, pudiendo agregarse algunas sesiones adicionales dependiendo de la cicatrización del paciente, si así el médico especialista lo indica. Debe recordar que este tratamiento debe ser únicamente realizado por cosmiatras especializados en el drenaje linfático manual y que en ningún momento debe sentir algún tipo de dolor, inclusive cuando esté muy reciente la herida en el área que se está tratando con esta técnica, si siente dolor en algún momento, puede ser un indicio de que no es verdaderamente un especialista y que algo no va bien. Este tratamiento solo debe realizarse bajo estricta orden de su médico especialista, cuando el evalúe que las condiciones lo ameritan.

Nuestra selección para ti

¡Suscríbete a nuestro boletín informativo!

¡Suscríbete a nuestro boletín informativo!

Recibe actualizaciones, cursos, talleres, promociones y contenido de gran valor.

Forma parte del instituto de cosmiatría con mayor trayectoria y prestigio del país.

Gracias por formar parte de Cosmiatría San José ¡pronto tendrás noticias nuestras!

Pin It on Pinterest

Share This
WhatsApp chat