El plasma rico en plaquetas. Innovación médico estética al alcance de todos.

Plasma rico en plaqueta En este artículo hablaremos sobre dicho tratamiento, partiendo de los conceptos básicos, hasta su forma de utilización, procurando resolver tus dudas sobre la técnica.

¿Qué es el plasma sanguíneo?

Para entender la funcionalidad del tratamiento, debemos conocer qué es y cuál es la utilidad del plasma sanguíneo en nuestro cuerpo. Es el fluido de mayor volumen en la sangre (aproximadamente 60% del total). Es de color amarillo y más denso que el agua. Su función primordial es trasladar todos los componentes y sustancias orgánicas e inorgánicas, incluidas las plaquetas, glóbulos blancos y rojos, a través del torrente sanguíneo. También traslada las sustancias tóxicas desechadas por las células.

Cómo se obtiene el plasma rico en plaquetas (PRP)

Se obtiene aislando el plasma sanguíneo de los glóbulos blancos y glóbulos rojos a través de 2 procesos de centrifugado de aproximadamente 15 minutos. Con el primero se logra la separación del plasma del resto de los fluidos. Aquí la sangre quedará dividida en capas: una superior de color amarillo/transparente, una intermedia o capa leuco-plaquetaria, donde se encuentran las plaquetas más ricas en factores de crecimiento, y una inferior de color rojo intenso donde se concentrarán los glóbulos rojos. Con el segundo proceso se separa el plasma pobre en plaquetas del rico en plaquetas, obteniendo el PRP, que además contiene proteínas y otras sustancias que son fundamentales en los tratamientos médico-estéticos. Estas sustancias llamadas “factores de crecimiento” tienen un enorme potencial en los diferentes procesos regenerativos de la medicina cosmiátrica y terapéutica, estimulando tejidos dañados a nivel muscular, y desintoxicando y nutriendo las células de la piel con un mínimo riesgo de reacciones adversas, al ser un proceso autólogo, es decir, realizado a partir de la propia sangre del paciente.

Cuánto PRP puede obtenerse de cada paciente por sesión

En el procedimiento estándar se extraen aproximadamente 60 mililitros de sangre del paciente, que luego de ser procesada en los procesos anteriormente descritos deriva en 8 a 10 mililitros de PRP, lo que equivale a dos inyecciones. Con cada inyección de PRP actúan de 3 a 4 millones de plaquetas, 8 veces más de lo normal en la sangre, llevando consigo a los factores de crecimiento. Para tener una idea de lo sencillo y poco invasivo del proceso, el volumen de sangre utilizado representa la décima parte de la que se suele extraer durante un proceso normal de donación.

Cómo actúa el PRP en los tratamientos cosmiátricos

Desde hace ya varias décadas se han realizado investigaciones bioquímicas con el fin de revertir los procesos degenerativos causantes del envejecimiento, varias de dichas investigaciones, en especial las que se enfocaban en procesos autólogos, vieron en la estimulación por PRP una fórmula efectiva y eficiente, por sus propiedades restauradoras a partir de la reproducción de las células madre, y como un útil tratamiento complementario para la estimulación tisular. En la medicina estética, el PRP se utiliza principalmente por su papel en la bioestimulación del fibroblasto cutáneo, y como biopotenciador de los tratamientos de relleno con tejido adiposo.

El alto contenido de plaquetas del PRP, a su vez contiene un elevado número de los llamados factores de crecimiento que, por ejemplo, se liberan naturalmente cuando nos hacemos un corte. Estos factores de crecimiento, producidos por el cuerpo, se encargan de multiplicar las células sanas, de eliminar las muertas, de desinflamar y estimular la producción celular. Son los factores de crecimiento el alfa y el omega del tratamiento con PRP.

Qué son los factores de crecimiento

Son sustancias proteicas presentes en todas las células de nuestro organismo que se encuentran en una concentración mucho mayor en las plaquetas, encargadas de producir la coagulación de la sangre, y fibroblastos. Los factores de crecimiento participan en la emisión de las señales intercomunicativas de las células como la migración, la diferenciación, la activación y la mitosis celular.

Cuando aparece una lesión a nivel de la piel, hueso o cualquier otro tejido son activados, actuando como quimio-atrayentes y agentes mitógenos, participando en la formación, reparación y renovación a nivel tisular.

Mediante el tratamiento con PRP, se inyecta el plasma en las zonas a tratar, estimulando de inmediato entre otros procesos, la producción de colágeno, elastina, tejido epidérmico, disminuyendo la muerte celular, favoreciendo la vascularización, promoviendo la regeneración de los tejidos, etc. Con el tratamiento de PRP se busca estimular la reacción regenerativa natural de las células.

Cómo y dónde se aplica el PRP cosmético

Como todo procedimiento médico necesita de vigilancia especializada, tanto previamente, para descartar posibles complicaciones por infecciones o enfermedades autoinmunes de la sangre, como al momento de la aplicación.

Las formas de aplicación varían, dependiendo del tratamiento que se realice y de la patología del paciente. Normalmente en los requerimientos estéticos, se realiza la extracción de la sangre del paciente y se procesa y separa la sangre rica en plaquetas. La concentración plaquetaria es, dependiendo del paciente, de 5 a 10 veces mayor que la presente en la sangre. Los diferentes fluidos, incluidos las proteínas, factores de crecimiento y otras sustancias que forman parte del “coctel” plaquetario, participan en el proceso de restitución de los tejidos del cuerpo. Luego, se activa el PRP con componentes que incentivan la coagulación sanguínea, y se utiliza de nuevo en el paciente a través de inyecciones intradérmicas o inyecciones en tejido celular subcutáneo, aplicadas con anestesia tópica, como si se “sembrara” el plasma, cubriendo toda la zona bajo tratamiento. Al momento de la aplicación suele sentirse enrojecimiento y sensación de calor, es precisamente el inicio de la estimulación celular lo que genera dicha reacción. Tras la bioestimulación con PRP las personas pueden retomar  inmediatamente su vida profesional y personal, no requiere de reposo, ni genera marcas o cicatrices.

No requiere de hospitalización ni anestesia, siendo por ello un proceso ambulatorio. Se aplica principalmente en centros estéticos, clínicas y hospitales, para el tratamiento de lesiones, consultorios dermatológicos, centros de cosmiatría avanzada y demás consultorios que cuenten con personal y equipos calificados para tal fin.

¿El PRP cuenta con aprobación médica?

La medicina tradicional ha utilizado por muchos años el PRP. Disciplinas médicas como la cardiología, traumatología, dermatología, odontología y ginecología cuentan con el Plasma Rico en Plaquetas como una opción importante para el tratamiento preventivo y regenerativo. Cuenta con aprobación médica, así como con un amplio historial de investigaciones científicas que avalan el procedimiento. La FDA (agencia del gobierno de los Estados Unidos responsable de la regulación de alimentos, medicamentos, cosméticos, aparatos médicos, productos biológicos y derivados sanguíneos) tiene cuatro sistemas aprobados para la obtención del plasma rico en plaquetas: el sistema Smart PrP, el 3i, el BioCUE y el GPS, que son circuitos con dispositivos cerrados que usan uno o dos centrifugados para obtener un plasma adecuado terapéuticamente; esto significa un concentrado de cuatro a cinco veces las plaquetas basales.

¿Para qué sirve el tratamiento con PRP?

El tratamiento con PRP sirve para tratar toda patología que requiera de regeneración de los tejidos celulares. En cosmetología el PRP se aplica a nivel de la piel, actuando en los cuatro grupos de tratamiento, que son: preventivos (contrarresta los signos de la edad), restitutivos (sana y renueva), curativos (combate el envejecimiento celular) y paliativos (atenúa dolor o efectos negativos a nivel celular).

Aplicaciones más comunes del PRP

  • La regeneración celular de cara, cuello y escote.

A medida que envejecemos, la piel de nuestro rostro pierde volumen e integridad por motivos externos (sol, tabaquismo) o internos (enfermedades, estrés), lo que se manifiesta en diferentes surcos, arrugas, líneas y depresiones faciales, con la respectiva perdida de textura, luminosidad y tono en la piel. El PRP es un magnífico procedimiento para favorecer el rejuvenecimiento facial, gracias a los factores de crecimiento, que permiten recuperar la vitalidad, mejorando el grosor, la elasticidad, y la vascularización de la piel. Los resultados mejoran a partir de las primeras semanas. Poco a poco el tejido celular previamente tratado reactivará la producción natural de colágeno, logrando una mejora estética notable.

El cuello y escote también se exponen a la radiación solar, con la particularidad de que la piel de dicha zona es muy delgada y delicada, por lo que el PRP suele utilizarse como tratamiento preventivo, para evitar el daño a nivel celular y revitalizar la zona tratada.

La alopecia o caída del cabello es un mal que aqueja a un enorme porcentaje de la población mundial. Por lo menos un 30% de los hombres muestra signos de alopecia a partir de los 30 años, y alrededor de 40% de las mujeres sufre pérdida de cabello en la menopausia. La principal causa de caída del cabello es hormonal o genético hereditaria.

En los últimos años, el PRP se ha convertido en uno de los mayores avances en el tratamiento contra la alopecia y en favor del crecimiento del cabello. Con la aplicación a través de microinyecciones directamente en el área en la que se aprecia el afinamiento o pérdida total del cabello, los factores de crecimiento del PRP activan la raíz del mismo, promoviendo el crecimiento y la calidad del cabello y deteniendo la caída.

Vale destacar que se han dado a conocer gran cantidad de publicaciones médicas que confirman los buenos resultados tras la bioestimulación capilar con PRP. Se ha evidenciado una alta efectividad frente a la alopecia de carácter androgenético y cicatricial. Además de la notable mejora en la salud del cabello de pacientes que se someten a dicha terapia con regularidad.

  • Tratamiento estrías, celulitis.

Las estrías son marcas que se forman en la piel luego del estiramiento excesivo en un corto tiempo de las fibras de la misma.   La celulitis a su vez es una enfermedad metabólica, que provoca una inflamación del tejido celular que está bajo la piel, especialmente en los muslos, la región glútea y el abdomen, lo que hace que la piel se muestre abultada y con depresiones e irregularidades. Se estima que entre un 85 y un 98 por ciento de las mujeres tiene celulitis en algún momento de su vida, a partir de la adolescencia.

En ambos casos, el PRP es un tratamiento altamente efectivo en la reducción y mejora estética. Los factores de crecimiento estimulan la producción de colágeno y elastina, las proteínas más abundantes en nuestro organismo y esenciales para la piel, lo que amplía el grosor de la dermis y la regeneración celular, mejorando notablemente las zonas con estrías o celulitis.

En el caso de las estrías, la bioestimulación con PRP es mucho más efectiva en las lesiones rojas que en las blancas, ya que las primeras por ser recientes, responden mejor a la regeneración celular, hasta lograr incluso la eliminación total. Sin embargo la aplicación directa de PRP en las estrías blancas ayuda a mejorar el aspecto de la misma.

En los procesos para tratar la celulitis, el plasma rico en plaquetas permite que la piel combata los factores que generan la celulitis a través de la estimulación de la microcirculación de los tejidos, lo que permite que llegue mayor cantidad de oxígeno.

  • Cicatrices de acné

Aunque el PRP no está indicado para el tratamiento del acné en su estado activo, es muy recomendado para los casos de cicatrices faciales producto del acné. El PRP favorece la síntesis de colágeno, proteína que sufre el mayor daño en los casos de lesiones que dejan cicatriz. En el caso de las cicatrices atróficas del acné, potencia que la dermis aumente su grosor y rellene parcialmente la pérdida de sustancia de la depresión. Asimismo, la utilización de agujas mínimas y la forma de aplicación en las cicatrices reducen hasta el límite la probabilidad de lesionar una fibra nerviosa.

El PRP además regenera lo tejidos y permite la formación de nuevos capilares y vasos sanguíneos, que mejoran notablemente las características físicas de la piel. La estimulación de queratinocitos y fibroblastos por parte de la terapia estimula la creación de nuevas células a nivel de la dermis, que reemplazan a las células dañadas de las cicatrices y las marcas causadas por el acné.

Otros tratamientos con PRP incluyen

  • Tratamiento de las cicatrices fibrosas.
  • Complementario en el lifting y otros tratamientos de cara y cuello.
  • Cualquier área del cuerpo donde exista piel con arrugas o lesiones: ojos, mejillas, línea de la quijada, pecho, manos, brazos flácidos.
  • Quemaduras superficiales.
  • Reafirmar glúteos y senos.

 

¿Quiénes se benefician y cuándo es necesario aplicarlo?

El PRP es un tratamiento que por sus características puede realizarse a cualquier edad, aunque los especialistas recomiendan aplicarlo a partir de los 30 años, cuando la piel comienza a perder su potencial reparador por causas naturales, o propias de cada persona.

La radiación solar produce un daño importante en la piel, acelerando la oxidación y aumentando la cantidad de radicales libres. El fotoenvejecimiento, entendido como el proceso de aparición prematura de lesiones en la piel a causa de la exposición solar, es evitado en la juventud por los diferentes medios de defensa de la piel contra las agresiones solares. La piel lucha contra los radicales libres produciendo antioxidantes naturales que capturan los radicales y los neutralizan, evitando su efecto dañino. Con los años, una vez la piel ha consumido estas defensas, empiezan a aparecer los problemas cutáneos. La producción de las proteínas que confieren a la piel grosor, textura y lozanía se ralentizan, y comienza el proceso de envejecimiento.

Estos signos de envejecimiento se aceleran con:

  • La exposición al sol.
  • El estrés.
  • Los malos hábitos alimentarios.
  • Hábitos tóxicos como fumar y el alcohol.
  • Pocas horas de sueño.
  • Malos cuidados cosméticos.

Es allí donde el PRP se convierte en un tratamiento innovador, al estimular a los fibroblastos dérmicos, devolviendo a la piel la capacidad de regeneración celular, restaurando la capacidad de reparación; provocando la neocolagenogénesis en los fibroblastos, lo que aumenta el grosor y la elasticidad de la piel; mejorando la microvascularización al estimular la neoangiogénesis e incitando las secreciones de la piel, ayudando con todo esto a mantener una excelente estructura cutánea.

Los pacientes cosmetológicos que mejor se benefician del tratamiento PRP son

  • Pacientes con fotoenvejecimiento prematuro.
  • Personas con cicatrices superficiales.
  • Cualquier persona con piel con textura de “papel crepé” con edades comprendida entre 30 y 80 años.
  • Pacientes con lesiones cutáneas.
  • Personas que quieran tonificar glúteos, muslos, senos.

Frecuencia de aplicación del PRP

En los tratamientos con Plasma Rico en Plaquetas los efectos suelen ser temporales. Los resultados visibles no son inmediatos. El protocolo de aplicación, así como la frecuencia depende de cada paciente y del grado de envejecimiento cutáneo o de la lesión. Por lo general se recomienda someterse a 2 o 3 tratamientos al año para potenciar la regeneración tisular. Posteriormente puede repetirse la misma rutina, con el fin de mantener activa la regeneración del tejido, en especial en los tratamientos antienvejecimiento. Tras el tratamiento debe evitarse cualquier exposición al sol, y luego de algunas horas mantener la zona hidratada y cuidada, evitando acudir en la medida de lo posible en los días subsiguientes  a gimnasios, saunas, etc.

Ventajas y resultados del PRP

El PRP es una sustancia autóloga, es decir, deriva de la propia sangre del paciente, por lo que no existe posibilidad de que se produzca una reacción de rechazo por parte del organismo. De igual forma, la técnica del PRP es mucho más sencilla que otras prácticas cosmetológicas, ya que se inyecta mediante micropunciones siguiendo patrones constantes, con lo que la posibilidad de daño de vasos sanguíneos es inexistente. La probabilidad de lesionar una fibra nerviosa con la punción,  o de que se produzca una infección post-tratamiento es prácticamente nula.

Otras ventajas concretas

  • Incrementa la producción de colágeno, proteína que aporta resistencia y elasticidad a nivel celular, lo cual ayuda a fortalecer y regenerar la piel, haciendo que las arrugas, manchas y marcas faciales disminuyan e incluso
  • Ayuda a mejorar los síntomas visibles de la celulitis
  • El efecto del plasma rico en plaquetas ayuda a tonificar los músculos y a hacer que la piel recupere su firmeza, tenacidad y se mantenga en su lugar.
  • Ayuda la producción natural de elastina, polímero cuya función principal es brindar resistencia y elasticidad a la piel, impidiendo la aparición de nuevos pliegues.
  • Si se aplica en el cuero cabelludo, el plasma rico en plaquetas ofrece el beneficio de estimular el crecimiento sano del cabello.
  • Es un tratamiento ambulatorio que dura aproximadamente 40 minutos y que no ofrece efectos secundarios. Después de la sesión, la persona puede llevar su vida de manera normal.
  • Ofrece un cutis más saludable, efecto que es inmediato después de la primera aplicación.

Efectos secundarios del rejuvenecimiento facial con PRP

  • Inflamación leve en las zonas tratadas, enrojecimiento ligero de 1 o 2 días.
  • Posibles amoratamientos en las secciones de la piel inyectadas, que pueden ser visibles por varios días.

Contraindicaciones

Las contraindicaciones del PRP son muy pocas por ser un procedimiento realizado a partir de la sangre del paciente. Las principales a tener en cuenta son:

  • Bajo número de plaquetas.
  • Síndrome de Disfunción Plaquetaria.
  • Trombocitopenia Crítica.
  • Infecciones crónicas o agudas.
  • Patologías crónicas del hígado.
  • Cáncer.
  • Pacientes que están recibiendo tratamiento con Anticoagulantes.

Conclusiones

El tratamiento biomédico con Plasma rico en plaquetas es una de las herramientas cosmetológicas regenerativas más novedosas y mejor documentadas en la actualidad para el tratamiento de la piel. Es un tratamiento avalado por la medicina, natural y fisiológico que utiliza las propias proteínas de nuestro organismo, permitiendo a los factores de crecimiento estimular los procesos de regeneración y renovación celular, logrando reducir los signos y síntomas del envejecimiento cutáneo. Es una técnica cosmetológica que parte de la misma sangre del paciente, cuya obtención a través de procesos químicos sencillos, su aplicación ambulatoria, y sus resultados al corto, mediano y largo plazo, lo ubican como una de las prácticas más solicitadas por los pacientes, teniendo uno de los mayores beneficios cosmetológicos en el presente.

Redactado por:

Dayana Parada – María Romero.

Nuestra selección para ti

¡Suscríbete a nuestro boletín informativo!

¡Suscríbete a nuestro boletín informativo!

Recibe actualizaciones, cursos, talleres, promociones y contenido de gran valor.

Forma parte del instituto de cosmiatría con mayor trayectoria y prestigio del país.

Gracias por formar parte de Cosmiatría San José ¡pronto tendrás noticias nuestras!

Pin It on Pinterest

Share This
WhatsApp chat